jueves, 3 de febrero de 2011

La segunda línea de defensa o la cuarta columna


"Lo más importante en la vida, como en la guerra, es tener una segunda línea de defensa donde poder apoyarse.......

Sólo perecen los que no se apoyan en ella."

Hans Habe. "Amanecer en las ruinas"pág.340.


El comentario aunque vertido en una novela de guerra donde parece obvio, es en el propio deambular por la vida donde la sutileza del comentario despliega un permanente efecto salvavidas. Se trata de no tener una sóla línea de defensa sobre la que apoyar la vida de uno. La salud.el amor-familia, el trabajo o profesión pueden ser suficientes pero no siempre. A esas tres columnas que bien remedaría la canción aquella de "Tres cosas hay en la vida: salud,dinero y amor...", y que constituirían la primera línea de defensa hay que añadir una cuarta columna que podría ser esa segunda línea de defensa.

¿Cual es esa cuarta columna?. No me cabe duda que aficiones saludables moral o fisicamente, firmemente asentadas y disciplinadas, en las que uno pueda ampararse hasta poder tener en los momentos de ataque o debilidad de la primera un refugio confortable. Lo cual no quiere decir que se pierda contacto con la realidad, por eso esa segunda línea deben ser aficiones accesibles al interesado y fáciles de ejecutar en cualquier momento, pero que tengamos tan disciplinadas de ejecución como si de un trabajo se tratara. Receta creo imprescindible para incluso poder ser feliz sin felicidad, y que aboca a que si el ocio lo tomamos como trabajo, el trabajo acabará siendo también ocio.



Sí, si el refugio no solo es metafórico la segunda línea tiene más potencia .Se trata de poder unirse intimamente a un espacio físico, cerrado o no, natural o construido , y en el que poder sentir el paso de las estaciones , el frío, el calor y esa neutralidad térmica que no precisa ni abrigo ni alivio .
Addendum de 7 de febrero.-
Sigo dándole vueltas al tema, incluso al comentario tan individualista de ayer y que Ilona ha contrarrestado.
Lo que sucede es que a veces esa segunda línea de defensa tenerla, y más si se construye sin depender del concurso de nadie, puede devenir en garantía de cierta moral convencional.50 años atrás se podía tender a reforzar la primera línea con una numerosa prole o una pluralidad de trabajos, y eso era alabado. Pero también se podía reforzar la columna de los sentimientos {amor-familia} no con una prole de hijos sino de amores más o menos clandestinos que suplían las posibles insatisfacciones del amor oficial, y que un ocio o afición disciplinada hubiera evitado .
La Historia grande y chica está llena de amantes que suplieron amores oficiales fallidos. Pero ese ocio disciplinado es imprescindible que así lo sea, para que la entrega o pasión por la segunda línea no pueda hacer olvidar tus obligaciones .¡Esos reyes de antaño distraídos en la llevanza del reino por la caza u otras aficiones viles! ¿cuantos reinos se perdieron?,¿cuanta riqueza se dilapidó o se dejó de crear por la indolencia ociosa de gobernantes haraganes?

5 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Mi segunda linea de defensa es tan importante como la primera. Y además yo creo que esa segunda línea es más consistente, normalmente está menos sujeta a vaivenes o azares, o depende menos de influencias externas como puede serlo el tema laboral, la salud, o las relacciones familiares o sentimentales. En mi caso, mis libros me han salvado de casi todo en esta vida, me han sostenido en incontables ocasiones y han sido compañía, refugio y consuelo. Incluso han sido generosos y me han hecho regalos que yo nunca hubiera sospechado. En cuanto al espacio físico que mencionas, para mí es muy simple, mi hogar, que es mi aunténtico refugio, mi guarida.

    ResponderEliminar
  2. Aunque sea cruel pensar que más vale no esperar nada de nadie,cosa que desgraciadamente creo, uno se ilusiona aún preguntándose a quién esperaré a la otra orilla o quién me esperará.Si en la primera línea de defensa el concurso de los demás es necesario, en cambio en esa segunda línea de defensa no es que ese concurso sea innecesario,es desaconsejable.Desgraciados los que para el disfrute liberador necesitan a los demás.Siempre que veo a los grgarios motoristas de fin de semana pienso lo mismo,¿por qué tienen que ir en rebaño y uniformados?

    ResponderEliminar
  3. Quiero pensar que hay personas de quienes siempre se puede esperar algo, que hay quien siempre está ahí de alguna manera. Y no creo que sea sólo una ilusión pensar que alguien nos esperará en una orilla distinta y distante. Estoy segura de que te esperará quien tú quieras.

    ResponderEliminar
  4. La segunda linea de defensa lleva ocupando mi mente desde que escribiste sobre ella. Sigo pensando en esa vida alternativa que supone la cuarta columna. Es importante poder vivirla sin interferencias ajenas, pero ¿que ocurre cuando aparece alguien con quien compartirla? ¿Puede peligrar si en nuestra vida surge quien la entiende, la vive con pasión al igual que nosotros mismos? ¿Pierde entonces su carácter salvador y de refugio para transformarse en una zona de peligro?

    ResponderEliminar

Gracias por merecerte interés dejarte caer por aquí y dejar una huella